Samanthailandia – Parte I

Publicado el 29 de febrero de 2016

¡¡¡¡Food Morning!!!!

Empiezo la semana emocionadísima porque por fin se ha publicado el viaje a Tailandia que hice en noviembre para la revista Condénast Traveler España gracias a la oficina de Turismo de Tailandia.

Como habréis visto en el reportaje (espero que todos hayáis comprado la revista y si no vayáis corriendo a por ella) y en mis RRSS (Facebook, Twitter e Instagram) fue un viaje impresionante. Visitamos de todo y tengo muchísimas historias y anécdotas que contaros, y por supuesto recetas ¡también! Así que en las siguientes semanas os iré contando poco a poco todas las curiosidades y lo que más me impactó sobre este país tan maravilloso y del que he vuelto totalmente enamorada.

El post de hoy lo quiero dedicar a Bangkok, pero sobre todo a los hoteles y a los restaurantes que tan bien nos trataron, en unos días os contaré más cosas sobre la capital y lo que no os podéis perder si vais.

Viajamos con Qatar Airways, en un avión impresionante, súper moderno y muy bien atendidas. Son unas 6 horas de vuelo hasta Doha, capital de Qatar donde hicimos una escala cortita de una hora y poco, y desde allí ya directas a Bangkok. Os recomiendo viajar cómodas. A mi me encanta ir ya vestida y customizada con ropa del país al que voy a llegar así que desembarqué en Barajas con mis maletas (medio vacías para poder comprar de todo) y vestida con mis pantalones y camisa de seda y sandalias. La gente me miraba un poco raro pero ya sabéis que soy así… 🙂 Siempre llevo una maleta de mano con calcetines y un buen jersey porque en los vuelos suelo pasar frío, pero en Qatar nos dieron mantitas y un set de belleza para que estuviéramos súper cómodas. La comida del avión estaba ¡¡riquísima!! Así que el viaje empezó genial.

qatarairways_bangkok comida_vuelo_qatarairways

Nada más aterrizar en Bangkok, la oficina de Turismo de Tailandia tenía todo preparado y nos recibió la que sería nuestra guía, Miau (es un nombre súper típico allí, como nuestro María aquí) y un conductor con una furgoneta que se encargó de llevarnos y traernos durante los días que estuvimos en Bangkok y sobre todo de ayudarnos con todos nuestros paquetes de compras!

Fuimos directas al hotel Peninsula, un edificio impresionante y de un lujo súper refinado que mezclaba la comodidad occidental con la educación tan exquisita de los asiáticos. Nos recibió el director del hotel y Juan Penuelas, de ETC Travel, que fue la agencia que nos gestionó todo el viaje y con la que os recomiendo que organicéis el vuestro 100%. Juan es español, lleva allí más de 10 años, se conoce la cultura tailandesa a la perfección y te da unos consejos buenísimos dependiendo del viaje y del turismo que quieras hacer. Tanto él como Miau fueron clave para que nuestros días en Bangkok fueran espectaculares y pudiéramos conocer el Bangkok que más me apetecía.

hotelpeninsula_bangkok

En todos los hoteles que hemos visitado, y como no en el Península también, nos recibían con un té helado, una toallita congelada y una guirnalda de jazmín fresco que después del sofocón de la primera bofetada de calor y humedad tras el avión nos sentó de maravilla. Nuestras habitaciones eran impresionantes con unas vistas de impresión al río (todas las habitaciones del hotel dan al río Chao Phraya) y pudimos comer en su restaurante River Café a orillas del mismo un menú especial que nos habían preparado con los platos más típicos de la cocina tailandesa. Ahí fue cuando me enamoré de la ensalada de papaya y del arroz pegajoso con mango que muy pronto os enseñaré como elaborar.

ensalada_papaya_thai

stickyrice_mango

En el hotel Peninsula también pudimos probar un masaje 100% tailandés en su magnífico Spa, un lugar donde relajarte y perder la noción del tiempo completamente y que nos ayudó a empezar con nuestro primer día en Bangkok como nuevas.

spa_hotel_peninsula

Si os apetece descubrir un poco la vida nocturna más cosmopolita de la capital tenéis que ir a cenar o tomar una copa al restaurante Above Eleven. Está en mitad de la ciudad y tiene unas vistas muy impresionantes. La cocina es Nikkei y está todo muy rico.

above_eleven_restaurante

El segundo hotel en el que nos quedamos en Bangkok fue el Bayan Tree, más moderno y urbano nos encantó que nos sorprendieran una noche con un baño calentito y lleno de pétalos de rosa, así que decidimos que el lujo asiático es ¡¡¡mejor aún que un novio!!! 😉 Nos invitaron a cenar al restaurante que tienen en la última planta, Vértigo, con cocida francesa y donde pudimos disfrutar de unas vistas de 360º sobre todo Bangkok. Os recomiendo ver el atardecer desde allí mientras os tomáis un cocktail.

restaurante_vertigo_bangkok

Tuve la suerte de probar el restaurante Nahm, dentro del hotel Metropolitan de la cadena COMO, nº 22 de los 50 mejores restaurantes del mundo y 7º de Asia. Probamos un menú totalmente tailandés pero realizado con cocina moderna. Fue impresionante la combinación de sabores y las explicaciones que nos iba dando su manager, Greg, un australiano también afincado en Bangkok desde hacía tiempo.

restaurante_nahm_bangkok

La verdad es que la oficina de Turismo de Tailandia nos organizó un viaje de 10 y esto es solo el principio… Os dejo con un mini vídeo que resume todo mi experiencia en Tailandia pero estad atentos porque aún me queda muuuuuucho que contaros 😉


Khop khun Ká (gracias en Tailandés)

Samy

Fotos por Cecilia Bayonas

Condénast Traveller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *